Categorías

Uñas negras: causas y tratamiento

06/09/2018· Podología

Las uñas negras son un problema común que cada vez se ve más en las consultas de Podología.

Una causa habitual son los malos hábitos deportivos. En los últimos años, el número de personas que hace deporte, sobre todo running, ha aumentado considerablemente y sin un correspondiente seguimiento podológico. Una mala pisada, en la que no se reparten las fuerzas de forma correcta, puede generar ciertos traumatismos en las uñas, que serán los responsables de generar en las uñas esa apariencia oscura, conocida como hematoma subungueal.

Causas de la uña negra

Existen dos motivos principales por los que las uñas se vuelven de color negro: 

  • Razones fisiológicas o melanoniquias. Es un tipo de alteración en la coloración de la uña, cromoniquia, que da a la uña un color oscuro marrón rojizo. Hay diferentes tipos de melanoniquias según el área que ocupen (longitudinal o total). Todo paciente que padezca una uña negra sin traumatismo previo, debe ser estudiado, ya que se puede originar diversos motivos como: Nevus matricial: proliferación benigna de melanocitos en la matriz; melanoma maligno: proliferación maligna de melanocitos; infecciones por hongos: melanoniquia total tricofítica. Dependiendo del motivo, el podólogo determinará el tratamiento necesario.
  • Razones externas o hematomas subungueales. Se trata de otro tipo de cromoniquia provocada por causas externas, generalmente traumatismos, es decir, no tienen relación con enfermedades o procesos fisiológicos del paciente. Los motivos pueden ser desde uso de un calzado inadecuado, presencia de exóstosis en la falange distal del hallux, marchas muy largas andando o corriendo, traumatismo directo, hemorragias en astillas. En los casos expuestos anteriormente está indicada una pronta actuación podológica. Si el traumatismo ha sido reciente o el hematoma aun está líquido debe hacerse una fenestración en la uña, es decir, un especialista hará un orificio en la placa ungueal para drenar ese hematoma. Con esta pequeña intervención se facilita la curación, evitando infecciones y que la uña se despegue de la carne.

Desde la Unidad de Clínica Teknos se recomienda que ante los primero signos de uña negra acudir cuanto antes al podólogo.