Categorías

Postura corporal y visión: un binomio inseparable

31/01/2019· Podología

¿Sabías que la postura corporal y la visión están estrechamente relacionadas? Los ojos ofrecen información para posicionarnos de una o de otra manera  con el fin de lograr el equilibrio corporal adecuado para mantenerse en pie.

En este sentido, el objetivo del cuerpo es encontrar un paralelismo visual para alcanzar esa estabilidad corporal. Esto significa que los ojos buscan estar paralelos al suelo para trabajar juntos y estar en equilibrio. Si hay alteraciones del tono muscular del cuerpo, no puede asegurarse dicho paralelismo visual y el cuerpo intentará adaptarse inclinando la cabeza en la búsqueda del paralelismo con el fin de suprimir la diplopia (visión doble). Asimismo esto provocará adaptaciones en el resto del cuerpo, no solo a nivel de la cabeza, afectando también a la posición de las piernas y pies.

Por ello, en aquellos casos en los que hay una alteración visual hay, también, una alteración en la postura y pueden aparecer los siguientes síntomas a tener en cuenta: 

  • En deportistas puede provocar una reducción del rendimiento, calambres, sobrecargas, tendinitis, agotamiento glicógeno (porque trabajan las fibras musculares rápidas cuando debieran hacerlo las lentas), acidosis (porque las fibras rápidas tiene un alto gasto energético), falta de precisión, estrés postural, contracturas…
  • En cualquier persona puede presentarse con cefalea frontal, pesadez de cabeza, cervicalgias, tortícolis, dorsalgias, cérvico –braquialgia, neuralgia unilateral…
  • En niños se evidencia por la dificultad de memoria, concentración, atención y disminución neta del rendimiento escolar.
  • En adultos, es frecuente identificarlo con personas que presentan miedo a salir, dificultad e inseguridad en la conducción nocturna, sensación de mareo, inestabilidad. Además, de picor de ojos, visión doble, visión borrosa...

 

Al mismo tiempo, y dado que los pies tienen mucho que indicar en la posición corporal, problemas en los pies, como una mala pisada, puede afectar a la visión. De ahí que sea de importancia acudir de forma regular al podólogo.