Categorías

Fisioterapia tras una cirugía de prótesis de rodilla

24/04/2019· Podología

Tras una cirugía de rodilla en la que se coloca una prótesis para sustituir el cartílago, es necesario realizar un proceso de rehabilitación. La recuperación ha de efectuarse cuanto antes, según los fisioterapeutas. Es por ello que algunos recomiendan apoyar la pierna operada a las 24 horas de la operación, e incluso empezar a dar pasos con la ayuda de algún soporte como muletas o un andador, pasadas las 48 horas.

El objetivo de la fisioterapia tras una cirugía de prótesis de rodilla es conseguir que el paciente pueda moverse con la mayor estabilidad posible y disminuir el dolor.

Lo primero que nos puede indicar el fisioterapeuta además de intentar ponernos de pie, es que comencemos a caminar por la habitación. También se suele recomendar subir y bajar escaleras. Con este movimiento se dotará de fortaleza y más flexibilidad a la rodilla dañada. Lo recomendable es bajar con la rodilla operada y subir con la que no se ha sometido a la operación. Para hacer estas maniobras será necesario apoyarse sobre un bastón.

Una vez que el fisioterapeuta vea que los movimientos previos se van realizando con normalidad, como caminar con muletas o bastón, se pasará a una segunda fase de rehabilitación que consiste en trabajar la articulación sobre una camilla.

Los principales ejercicios 

  • Tumbado sobre la camilla levantar la pierna operada mientras se contrae el cuádriceps (el músculo de la parte anterior del muslo). Mantenerla en esta posición durante unos 5 ó 10 segundos. A continuación bajarla y repetir varias series, hasta que notemos agotamiento o nos lo indique el fisioterapeuta.
  • En la misma posición, mover hacia adelante y atrás el pie durante dos o tres minutos. Durante la ejecución hemos de procurar tensar los músculos de la tibia y del peroné.
  • De nuevo tumbados, contraer el cuádriceps todo lo que podamos, tratando de presionar con la parte inferior de la rodilla contra la base de la camilla, para trabajar la extensión de la articulación. Permanecer así entre 5 y 10 segundos, y repetir según lo que nos pauten.
  • En idéntica postura que todos los casos anteriores, tratar de doblar la rodilla deslizando el pie sobre superficie de la cama o camilla, y estar así unos segundos para después estirarla y repetir varias veces.

 

Estos son algunos de los ejercicios básicos que se harán en la segunda fase de rehabilitación de una prótesis de rodilla, según indican los expertos, aunque puede que se añada alguno más mientras estamos sentados. El fisioterapeuta nos explicará qué deberemos hacer en casa para continuar con la recuperación. En cuanto a los deportes a practicar tras este tipo de intervención, generalmente se suelen desaconsejar deportes de alto impacto o que puedan tener riesgos de caídas como baloncesto o balonmano.